La labor de educar en salud de los profesionales sanitarios
20 enero, 2021
Aprende a hablar en público en el CEU y conviértete en un orador de éxito
25 enero, 2021

¿Qué es el intraemprendimiento y por qué es necesario fomentarlo?

Desarrollar una actividad emprendedora dentro de las organizaciones es clave para la innovación. Las personas con una visión emprendedora, apoyadas por su empresa, aportarán a la identificación, análisis y creación de nuevas oportunidades de negocio. El investigador estadounidense Gifford Pinchot acuñó en 1985 el término intraemprendimiento para definir el desarrollo de una actividad emprendedora dentro de una organización existente, para facilitar iniciativas innovadoras que permitan replantear el modelo de negocio.

El el mundo complejo en el que vivimos, la incertidumbre y el cambio constante se agudizan cada vez más. Por ello, los responsables de negocio deben esforzarse para conseguir la diferenciación de la competencia. En esta línea, el pensamiento intraemprendedor puede suponer una gran ventaja. La apertura al mismo, así como contar con un equipo con perfiles intraemprendedores es todo un punto a favor para la mejora constante de las organizaciones.

¿Qué define al espíritu intraemprendedor?

La mentalidad intraemprendedora es muy valorada en un empleado. Un intraemprendedor tiene la capacidad de identificar oportunidades de negocio en el contexto de la propia empresa, pero también es capaz de dedicar tiempo y esfuerzo para lograr esa meta. La capacidad de liderazgo, la creatividad, la organización, la proactividad, las habilidades comunicativas, la inspiración… Una persona intraemprendedora se arriesga menos que un emprendedor o un empresario, puesto que lleva a cabo sus ideas en el contexto de una empresa que ya consolidada. Pero, aún así, se enfrenta a retos y a dificultades. Además, su desempeño profesional y el de sus iniciativas dependerán del apoyo que reciba del entorno.

Intraemprendimiento para empresas más competitivas

Emprender en un ecosistema conocido ofrece una confianza que puede animar a emprender a muchas personas que de otra manera no lo harían. Además, el aprendizaje que aporta el intraemprendimiento puede ser muy útil para el profesional más adelante, si desea crear un negocio por sí mismo. Pero la propia empresa es la más interesada en apostar por el emprendimiento interno. Para ello debe escuchar de forma activa y crear espacios de diálogo abierto y procesos de trabajo transversales, con la consciencia de que las ideas pueden surgir en cualquier punto, y no solo en los despachos. Es decir, exige un cambio cultural muy importante, que va mucho más allá de crear un departamento de Innovación.

Asimismo, hay que tener en cuenta desde la Dirección que las soluciones innovadoras y creativas aportan mucho valor a la empresa, por lo que el profesional que las desarrolle debe ver recompensado su esfuerzo. Esto es clave para retener el talento. Un buen ejemplo es Google, que permite a sus empleados que dedique el 20% de su jornada laboral a desarrollar proyectos internamente.

Las Universidades CEU están comprometidas con la innovación y la alianza entre el mundo de la empresa y el mundo universitario, por lo que son constantes las colaboraciones y retos. Con un aprendizaje práctico y orientado a la empleabilidad nanimamos a nuestro alumnado a que pase de las ideas a la acción, impulsado una mentalidad emprendedora que le resultará muy útil ya sea para crear su propio proyecto o para integrarse en uno existente.

¿Qué quieres estudiar?
Español