Razones para estudiar Derecho, una titulación con mucho futuro
15 marzo, 2021
Requisitos para estudiar en una universidad española si eres de otro país
22 marzo, 2021

La simulación como método de aprendizaje práctico, activo y motivador

En las Universidades CEU reproducimos los entornos profesionales para que nuestro alumnado se prepare de forma óptima para su futura incorporación al mundo laboral. Una formación orientada a la excelencia, al desarrollo integral de la persona y a la empleabilidad es lo que diferencia a los centros universitarios del mayor grupo educativo privado español. Todo en el marco del learning by doing, un planteamiento motivador en base al cual el aprendizaje práctico está presente en las aulas desde el primer día gracias a la aplicación de metodologías innovadoras y la guía de un equipo docente crítico y dinámico.

La tecnología, clave en los espacios avanzados de aprendizaje

En esta preparación para la etapa profesional, la simulación es una estrategia de aprendizaje muy útil. Es un proceso de prueba, error, corrección y nueva prueba con el que preparamos al estudiante de forma práctica y eficaz para que, cuando se integre en un equipo profesional, lo haga de forma óptima. Los simuladores se pueden aplicar a cualquier área de conocimiento y nos permiten emular todo tipo de procesos empresariales. Así, entre las instalaciones de las Universidades CEU hay platós de televisión, una policlínica universitaria, una sala para analizar la actualidad bursátil a tiempo real, un servicio de fisioterapia, una clínica veterinaria… Hay espacios destinados a cada titulación para que el alumnado pueda ponerse a prueba con la ayuda de profesores expertos que además son profesionales de prestigio en activo.

De este modo los estudiantes ponen en marcha sus ideas y, sobre todo, mejorar sus competencias profesionales y habilidades sociales. También adquieren, a base de practicar, la experiencia necesaria para entrar en el mercado laboral con confianza y seguridad. En el caso de las Ciencias de la Salud, los simuladores y modelos anatómicos son clave. La simulación clínica se plantea en función de los objetivos y, para lograrlos, se incluyen programas informáticos, simuladores de tareas para aprender técnicas diagnósticas o terapéuticas, modelos anatómicos, simuladores robóticos o pacientes simulados por actores. Además, los simuladores pueden incluir elementos multimedia para la formación que harán que el estudiante disfrute de una experiencia formativa 360º.

Un aprendizaje activo que pone al estudiante en el centro

Las prácticas virtuales casi siempre se basan en el uso de sistemas de realidad virtual o de realidad aumentada. Se estructuran a partir de juegos de rol y de la resolución de problemas inspirados en situaciones profesionales reales. Así, se emula en una pantalla las tareas que se desarrollan en la vida real, pero sin riesgo alguno. De este modo el alumnado adopta un papel activo, construyendo su propio conocimiento en un proceso experimental que le permite explorar un mundo virtual que él mismo crea.

Los estudiantes se sienten atraídos por lo nuevo, los retos y el descubrimiento. Por esta razón el aprendizaje en entornos inmersivos es motivador, ayuda a fijar el conocimiento y a desarrollar competencias de un modo muy natural, basado al 100% en la práctica. Asimismo, el aprendizaje basado en la práctica está vinculado al contexto, mejora el pensamiento reflexivo y ayuda a comprender de manera más significativa conceptos teóricos complejos.

Únete a las Universidades CEU para recibir una formación práctica de verdad y orientada a tu empleabilidad.