Barcelona, la ciudad del modernismo, un lugar ideal para estudiar - CEU Universities
boston university
El CEU refuerza su colaboración con Boston University y The University of Chicago
27 noviembre, 2017

Barcelona, la ciudad del modernismo, un lugar ideal para estudiar

estudiar en barcelona

Con su impecable trazado urbanístico y por sus incomparables arquitectura, belleza y cultura, Barcelona despierta pasiones. La obra de Gaudí, los museos, sus conciertos, los encuentros del FC Barcelona convierten en aventura a esta ciudad que siempre mira al mar.

Repleta de arte, la capital de Cataluña siempre sorprende con alguna faceta desconocida.

En “Barna”, como la denominan sus pobladores, se impone conocer la Sagrada Familia, la obra más importante, e inacabada, del célebre arquitecto del modernismo barcelonés Antonio Gaudí. Es un templo católico iniciado en 1882, de estilo neogótico. Gaudí, que asumió este proyecto en 1883 y le dedicó los últimos 15 años de su vida, dio protagonismo a sus altas torres en forma de cono y a las curvas, con intención de imitar a la naturaleza. Pero el modernismo de Gaudí no sólo se aplicó en su arquitectura, el Parc Guell es una muestra extraordinaria de ello. Situado en la colina del Carmel, sobre una extensión de 17 hectáreas, fue un capricho el empresario Eusebi Güell, quien contrató a Gaudí para que hiciese una gran urbanización con viviendas de lujo y jardines. El proyecto fracasó y el Ayuntamiento lo convirtió en parque público en 1920. Dentro se puede visitar la casa donde el arquitecto vivió con su familia durante la construcción del recinto.

estudiar en barcelona

La Sagrada Familia, en Barcelona

 

Estudiar en Barcelona, una oportunidad única para conocer la ciudad del modernismo

Hay más de un centenar de edificios de Gaudí y de sus contemporáneos que se suman en esta ruta urbana espectacular. Muchos se concentran en el llamado Barrio de Gracia y en la Avenida Diagonal. En el primero, se halla la llamada manzana de la discordia, compuesta por tres casas de ensueño, de los tres arquitectos modernistas por excelencia: la Casa Batló, de Gaudí, la Casa Amatller, de Josep Puig, y la Casa Lleó Morera, de Lluís Domènech. La Casa Batló es totalmente curvilínea, con balcones que semejan máscaras y con hermosas ventanas con vidrios azules y verdes que simulan un mar en calma. En el Paseo de Gracia, en una esquina, está la Pedrera o Casa Milá. En forma de roca, y con balcones de hierro, llaman la atención las profundas curvas de su fachada.

estudiar en barcelona

La Casa Batló

Otras joyas del modernismo de esta ruta son el Palau de la Música Catalana, también de Domènech, declarado patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1977; la Casa Terrades o de les Punxes, (de los pinchos), llamada así por sus altas torres en forma puntiaguda, que fue diseñada en 1903 por el asistente de Gaudí, Josep Puig, y el Hospital de la Santa Creu i de Sant Pau, que con sus 16 pabellones decorados fue construido por Domènech en 1902 y es también patrimonio de la Humanidad.

Otro recorrido inolvidable son las famosas Ramblas, un agradable paseo de 1,3 kilómetros que conecta la Plaza de Cataluña con el antiguo puerto de la ciudad. Por el camino se pueden descubrir a los más variopintos músicos callejeros, puestos de flores muy pintorescos, terrazas… incluso mimos y estatuas vivientes que tratan de impactar a la gran diversidad de transeúntes cuando les echan monedas. Desde la Rambla de Canaletes, en la parte más alta, hasta la Rambla de Santa Mònica —que hace de vestíbulo del puerto repleto de bares y restaurantes, justo antes de llegar al mar, frente al Mirador de Colón—, el caminante discurre por la Rambla de los Estudios, denominada así por la antigua ubicación de la Universidad y también conocida como la rambla de los pájaros, por su cercanía al antiguo Mercado de los Pájaros; por la colorida y perfumada Rambla de las Flores, próxima el mítico Mercado de la Boquería; por la Rambla del Centro o Rambla de los Capuchinos, para acceder al Gran Teatro Liceo, el Palacio Güell, o la cercana Plaza Real.

En la playa de la Barceloneta, antigua aldea de pescadores, hay que presenciar una puesta de sol degustando un refresco en uno de sus chiringuitos. Y al caer la noche, se impone degustar las tapas que ofrecen los establecimientos del Barrio Gótico, donde se pueden encontrar incluso pubs irlandeses. Eso sí, para degustar la nueva cocina catalana, es preciso acudir a El Born, un barrio que alberga el fantástico Palau de la Música Catalana y que fue propiedad de la nobleza. Hoy día, es un espacio sofisticado lleno de galerías y pequeños museos, poblado por una comunidad artística importante. De hecho, las calles adyacentes al paseo principal de El Born esconden tiendas de diseñadores, boutiques vintage, galerías de arte y mercados de especialidades. En una inmersión en este laberinto de calles eclécticas —mezcla de estilos medieval, antiguo, distintivo e innovador—, se descubre el Museo Picasso, que reúne más de 4.200 obras del universal pintor malagueño, muchas de su época juvenil.

estudiar en barcelona

Y si estar cerca del mar es un placer para los sentidos, disfrutar de las magníficas vistas de la ciudad desde la montaña del Tibidabo es… ¡una visión espectacular! Para subir hasta la cima y disfrutar de su parque de atracciones, el más antiguo de España, del año 1900, nada más divertido que utilizar el Tramvia Blau, esto es, el Tranvía Azul. El otro punto más alto de la Ciudad Condal, el Montjuic, corona un barrio donde están los mejores museos, así como las instalaciones de las Olimpíadas de Barcelona de 1992, un castillo que vigila la ciudad desde lo alto, el Pueblo Español —maqueta a escala real con casas de todas las comunidades autónomas— y un parque público, antes de atracciones. Para llegar a la cima del Montjuic, nada mejor que coger el teleférico hasta el castillo y disfrutar de otras maravillosas vistas.

Pero Montjuic empieza junto a la Plaza de España, en el centro de la ciudad, donde está la fuente del mismo nombre, que ofrece los fines de semana un espectáculo increíble de color, luz y sonido. Detrás de la fuente se esconde uno de los edificios más impresionantes de la ciudad: el Palau Nacional. Construido para la Exposición Internacional de 1929 a fin de aglutinar más de 5.000 obras procedentes de todo el territorio español, hoy alberga el Museo Nacional de Arte de Cataluña. En Montjuic también se encuentran los museos de Joan Miró, el Museo CaixaFórum, el Museo Etnológico de Barcelona, así como el Jardín Botánico Histórico, con su colección única de cactus.

estudiar en barcelona

Otro lugar imprescindible es La Ciudadela, el jardín de Barcelona, en el barrio de la Ribera, ubicado en el triángulo comprendido entre la estación de Francia, el Arco de Triunfo y la Villa Olímpica. Inaugurado en 1881, fue durante años el único parque público. Trazado en los antiguos terrenos de la fortaleza de la Ciudadela, a imagen y semejanza del jardín de Luxemburgo de París, en 1888 acogió la Exposición Universal de Barcelona, una ciudad que destaca por su diseño, también de interiores y mobiliario, sus eventos, congresos, las tiendas de moda… Para ver las más conocidas boutiques, nada mejor que caminar a lo largo del Paseo de Gracia, porque además de por ser mágica, Barcelona destaca por su variada oferta comercial.

En definitiva, si te decides a estudiar en Barcelona, no te faltarán opciones, planes culturales y lugares que descubrir. La Universidad Abat Oliba de Barcelona oferta multitud de estudios y ayudas a los estudiantes. ¿Quieres vivir la experiencia CEU?

¿Qué quieres estudiar?
Español